ASISTENCIA AL II CURSO DE MECANOTRANSDUCCIÓN Y ENTRENAMIENTO NEUROMUSCULAR.

Martínez-Barrios fisioterapia participó en la II Edición del Curso de Mecanotransducción y Entrenamiento Neuromuscular, celebrado en Khronos-Fisioterapia (Elche, Alicante) los días 5-6,19-20 de octubre y 9-10 de noviembre de 2013. Dicho curso estuvo impartido por Alfons Mascaró y Sergio Patiño, muy recomendable para aquellos fisioterapeutas que trabajen en el ámbito deportivo y traumatológico. El contenido práctico impartido es perfectamente aplicable al ámbito clínico, sin necesidad de herramientas de trabajo excesivamente costosas.

Se realizó una actualización sobre la histología, bioquímica y patología de los diferentes tejidos blandos que constituyen el aparato locomotor, así como de los tratamientos existentes, desde el punto fisioterapéutico y médico (farmacológico, nutricional, quirúrgico), todo ello referenciado bibliográficamente. Además se realizaron monográficos de la región lumbar, región cervical, hombro, rodilla y tobillo.

La temática se centró en el reconocimiento de la patología  de tejidos blandos, tanto a nivel clínico como mediante técnicas de imagen. Se destacó la importancia de la detección y corrección de las alteraciones biomecánicas acompañantes de la lesión,  y la aplicación de aquellas técnicas de regeneración que han  demostrado estimular la reparación de los  tejidos, para finalmente normalizar la función mediante el  entrenamiento neuromuscular.

El temario del curso se centró en los siguientes puntos:

– Raquis Lumbar: guías de práctica clínica, etiología  del dolor lumbar, factor stress. Efectos del ejercicio físico en  dolor lumbar crónico. Análisis de líneas de  investigación mundial en programas de estabilización.

Dinámica segmento móvil, zona neutra de Panjabi,  acondicionamiento físico y MBE (Medicina basada en evidencia), exploración  objetiva, control motor, posturas y patrones de  movimiento.

– Raquis Cervical: estabilización cervical. Dolor  cervical. Tests cervicales. Postura. Latigazo cervical (whiplash). Control  motor. Biofeedback  de presión. Trabajo escapular. Educación del  paciente. Acondicionamiento y MBE (Medicina basada en evidencia). Corrección postural. Progresión en el tratamiento. Estabilización  dinámica. Head relocation práctice. Manipulación vs.  Manipulación y Ejercicio. Revisiones sistemáticas.  Guías de práctica clínica.

– Rol de la terapia manual y práctica de inhibición  muscular. Progresión de las técnicas activas de tratamiento  funcional.

– Nuevos conocimientos en ciencias básicas. El proceso  de regeneración muscular vía transducción de señales.

– Factores en la expresión génica del músculo.

Adaptaciones musculares al entrenamiento. Rol de la  inflamación.

– Patología muscular: Clasificación, diagnóstico por la  imagen y clínica. Complicaciones de las lesiones  musculares. Tratamiento: análisis comparativo de las opciones terapéuticas.

– Anatomía y fisiología del tejido tendinoso y cápsulo-ligamentoso. Tensegridad y mecanotransducción en los tejidos conectivos. Tendinopatías. Algoritmos de tratamiento. Tratamiento de las afecciones tendinosas.

– Cartílago Articular: normalización biomecánica, anatomía y fisiología del cartílago  articular, patología, tratamiento multifactorial.

– Hombro: anatomía y biomecánica. Síndromes de  compresión.  Discinesis escapulo-humerales: exploración.  Exploración en tendinopatias de hombro.

Lesiones de SLAP, Bankart, inestabilidades  glenohumerales: descripción.

Exploración clínica. Abordaje fisioterápico de la  patología traumática y microtraumática del complejo  articular del hombro: técnicas neuromusculares y fasciales, técnicas mioconjuntivas, técnicas  articulares.

Entrenamiento neuromuscular en inestabilidades  articulares del hombro.

– Inestabilidades de rodilla: biomecánica, evaluación,  LCA y osteoartritis (artrosis). Opciones terapéuticas,  Entrenamiento  neuromuscular/Propiocepción/Perturbation training.

Entrenamiento neuromuscular en lesiones  ligamentosas, meniscales, subluxaciones y luxaciones  de rótula.

– Inestabilidades de tobillo: inestabilidad mecánica y  funcional, déficit neuromusculares, lesiones por  repetición y asociadas. Opciones terapéuticas, MBE (Medicina basada en evidencia) y  revisiones sistemáticas. Entrenamiento  neuromuscular, Programas de prevención.

Pedro A. Férez

Anuncios

LESIONES DE HOMBRO FRECUENTES EN EL SMASH DE PÁDEL.

El golpeo del smash, es un golpe en el que se busca la definición del punto por lo que precisa de una potencia y una aceleración del movimiento muy agresivas para conseguir la mayor velocidad de bola posible.

El smash es un movimiento combinado en el que intervienen zonas y regiones muy diferentes como las extremidades inferiores, la columna, el hombro, el brazo, el antebrazo y la mano.

El arqueo de la espalda para obtener mayor  inercia así como las variaciones técnicas que se realizan para manejar los efectos hace que sea el golpe que provoca más lesiones.

Los movimientos repetitivos de golpeos a gran velocidad pueden ocasionar microtraumatismos crónicos sobre los mecanismos estabilizadores del hombro (articulación sobre la que nos vamos a centrar aquí).

            El smash de pádel consta de tres fases principales:

  1. Fase de impulso. (Preparación).
  2. Fase de aceleración. (Desde el final del armado hasta el impacto de la bola).
  3. Fase final. (Desaceleración o terminación del golpe).

Descripción de cada una y lesiones frecuentes en cada fase:

  1. Fase de Impulso. (Preparación). El hombro va hacia una hiperextensión, rotación externa, y abducción máxima, el codo parte de una flexión de 45º cuando se llega a la fase final del armado (punto de máxima tensión para lanzar el movimiento). La cabeza del húmero roza por la acción de palanca con la porción posterior de la glenoides y las estructuras anteriores del hombro son las que están en máxima tensión y por lo tanto se pueden producir lesiones a nivel de la cápsula anterior, porción anterior del deltoides, parte anterior del manguito de los rotadores y el tendón largo del bíceps (tendinopatía bicipital).
  2. Fase de aceleración. Es la que va desde la fase final de la posición de impulso o armado hasta el golpeo de la pelota. Esta fase consta de dos partes en la cual el hombro y el codo van hacia adelante y el brazo, la mano y la pala quedan hacia atrás. El brazo parte de la zona posterior del cuerpo y genera una rotación interna potentísima.

Este movimiento puede provocar patología en el pectoral mayor y en el dorsal ancho.

La fase de aceleración termina con el impacto de la bola.

 3. Fase final. (Desaceleración o terminación del golpe). Esta comienza en el momento en que la pelota sale de la pala y se caracteriza por la rotación en pronación del antebrazo y terminación del golpe en la cadera del lado contrario del cuerpo en los remates planos y sobre el mismo lado y arriba en los liftados (en este último caso al ser un movimiento poco natural de frenada para el cuerpo, se somete al hombro a un máximo estrés por la dificultad de liberación de energía del movimiento).

En esta fase final se genera una contracción potente del tríceps para frenar el movimiento y de tensión en la parte posterior de la cápsula articular del hombro por lo que las lesiones que pueden aparecer son la subluxación posterior de la cabeza del húmero, desinserciones del tríceps y patología muscular en redondo menor y músculo infraespinoso.

Prevención:

Gesto técnico. La importancia de un buen gesto técnico va a ser la base de una buena prevención, aun así por el tipo de golpeo potente y la repetición del movimiento debemos incidir sobre otros factores para evitar riesgos y mejorar la condición de la articulación.

Calentamiento analítico y progresivo. El calentamiento específico debe ir de menor intensidad a mayor, los primeros contactos (4-5 golpeos) serán suaves y marcando el gesto técnico perfectamente para ir imprimiéndole progresivamente mayor velocidad y potencia.

Fortalecimiento muscular excéntrico. Para preparar  a la musculatura para tensiones máximas.

Estiramientos. Antes y después de la práctica deportiva de la musculatura del complejo del hombro, pero sobretodo de manera periodica y con frecuencia semanal (Deltoides, supraespinoso, bíceps, tríceps, dorsal ancho).

Propiocepción. Al menos de una a dos veces por semana como refuerzo de los mecanismos de autodefensa naturales del hombro.

Marco Antonio Martínez